Madurar la carne en Templo Restaurante.

Qué sucede y cómo hacerlo?

Madurar la carne en Templo Restaurante. Seguro que en algún restaurante de Alicante te han ofrecido algún  chuletón que llevaba madurando 1 mes o más…. Pero el mejor está en Restaurante Templo de Alicante. Madurar la carne en Templo Restaurante

¿Qué es lo primero que se os pasa por la cabeza cuando os dicen que una carne ha sido madurada?

Para aclarar los aspectos que rodean a la maduración, en Restaurante Templo Alicante os decimos que es una etapa posterior al sacrificio del animal y al rigor mortis donde se van a producir ciertos cambios positivos en la carne. 

¿Qué cambios se producen?

Los cambios que se desarrollan en la carne son:

  • Disminución de la dureza de la carne: la carne se vuelve más tierna.
  • Incremento del aroma, olor y sabor.
  • Pequeño incremento de la capacidad de retención de agua: la carne se vuelve más jugosa.

Estos cambios en Restaurante Templo Alicante los llevamos hasta un punto óptimo donde la carne se ablanae pero donde el aroma y sabor que tenga siga siendo agradable y aceptable para nuestros clientes. También se pueden encontrar extremos, clientes a las que les guste una carne blanda con excesivo sabor a carne y otras que la prefieran más dura pero más neutra en sabor.

La razón de la mejora en los atributos de terneza y aromas de la carne es debido a la degradación de las proteínas miofibrilares (la de los músculos) por parte unos enzimas calpaínicos.

Y lo que nos tiene que quedar claro es que es imposible conseguir por medio de la maduración que una pieza de peor categoría alcance en terneza a otra de categoría superior. La diferencia entre categorías y su dureza esta relacionada con el contenido en colágeno y la maduración no lo degrada.

En Templo Restaurante sabemos cuales son las condiciones idóneas para madurar una carne en Alicante.

Después de pensar todo este rato en maduraciones se nos viene apeteciendo un buen chuletón made in Templo Restaurate Alicante.., mmm… ¡Rico!