Conoce los distintos puntos de cocción a la hora de pedir carne.

Sabemos que una de tus pasiones es comer carne y que no es fácil encontrar un lugar donde te la hagan como tú quieres. 

En RESTAURANTE TEMPLO en Alicante no vas a tener ese problema, ya que somos uno de los mejores restaurantes de la Costa Blanca y conocemos a la perfección los diferentes puntos de cocción a la hora de servir nuestra deliciosa carne, en base al gusto de cada cliente.

En este nuevo blog vamos a enseñarte a diferenciar cuáles son los puntos de cocción más comunes que hay para las carnes rojas, para que sepas cómo debes pedirla la próxima vez que vengas a RESTAURANTE TEMPLO en Alicante.

Evidentemente, el punto de la carne es algo personal, pero si es cierto que dependiendo del tipo de carne que se pida, será recomendable elegir uno que no haga perder el sabor de la pieza que te vayas a comer, nosotros recomendamos no hacerlas demasiado para degustar su calidad.

Cuando hablamos del punto de la carne, como grandes expertos que somos, nos referimos a la temperatura y al tiempo a la que la carne ha sido sometida durante su cocinado. Dependiendo de ambas, conseguiremos el resultado que nuestros clientes hayan demandado. Si no lo tienes muy claro, desde RESTAURANTE TEMPLO en Alicante te vamos a explicar los diferentes puntos de cocción que hay a la hora de pedir una carne tan exquisita como la nuestra.

-Cruda.

Este punto genera controversia, porque o te encanta o te aterroriza. Cuando presentamos la carne cruda, que no ha sido cocinada del todo, su interior está muy rojo y con sangre. Para conseguir este punto tienes que cocinar la carne a menos de 46 grados.

-Sellada.

Cuando sellamos la carne, su aspecto es el de una carne muy roja, aunque sin sangre como en el caso de la cruda. La media de temperatura para conseguir que una carne quede sellada, se encuentra entre los 46 y los 52 grados.

-Medio cruda.

En RESTAURANTE TEMPLO en Alicante podemos decir que el punto de la carne es medio crudo cuando presenta un aspecto rosado en su exterior y rojo en su interior. Aquí, el color del interior tiene menos intensidad que en la carne sellada.

Para conseguirlo, la carne se debe cocinar entre 52 y 55 grados.

-Al punto. 

Este es el más demandado, porque la carne ni estará muy hecha ni muy cruda. Su aspecto es rosado por el exterior y rojizo en el interior. Este punto está aconsejado para las carnes de alta calidad, como un buen entrecot o un solomillo. La temperatura ideal de cocinado será entre los 55 y los 60 grados.

-Tres cuartos.

Aquí la carne ya está hecha, pero pierde su color, cogiendo un tono marrón con algún toque rosado. Para que la carne tenga este aspecto se debe cocinar entre los 60 y los 70 grados.

-Muy hecha.

Por último, en la carne muy hecha no queda ni rastro del color rosado de la carne e incluso puede ser que esté algo más dura por algunas zonas, ya que se cocina a una temperatura elevada, superior a los 70 grados.

¿Y a ti cómo te gusta?

Si no tienes claro en qué punto te gusta la cocción de la carne, siempre puedes probar los distintos tipos que te hemos presentado. Para ello, ven a RESTAURANTE TEMPLO en Alicante, ya que somos uno de los mejores restaurantes de carne de la Costa Blanca y te serviremos nuestra deliciosa carne a tu gusto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *